Fideicomisos para necesidades especiales

Un fideicomiso es un instrumento legal en que una persona u organización administra bienes en nombre de otra. Los bienes del fideicomiso pueden utilizarse para realizar pagos por los gastos de esa persona. La persona cuyos gastos son sufragados por un fideicomiso se denomina “beneficiario” y la persona u organización que administra los bienes se denomina “fideicomisario”. Se pueden colocar muchos tipos de bienes en un fideicomiso, como dinero en efectivo, acciones, bonos y propiedad inmobiliaria.

Algunos tipos de fideicomiso, denominados fideicomisos para necesidades especiales, se pueden establecer para conservar los bienes de una persona con una discapacidad. Cuando se encuentran en un fideicomiso para necesidades especiales, los bienes no afectan la calificación de la persona para programas como Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), Medicaid y Sección 8. Es decir que si usted es beneficiario de un fideicomiso para necesidades especiales, su fideicomiso puede tener bienes por un importe que exceda el límite de recursos que el programa de beneficios permite por lo general. Esto puede permitirle tener una situación financiera más segura sin perder sus beneficios. Para más detalles, consulte la información del Seguro Social acerca de los fideicomisos para necesidades especiales y la calificación para SSI.

Usted o la persona que establezca el fideicomiso por usted debe hacerlo correctamente. Si su fideicomiso para necesidades especiales no se establece de forma correcta, los bienes en el fideicomiso podrían contarse para el limite de recursos de los beneficios del gobierno y podría perder dichos beneficios. Además, después de que fallezca, el tipo de fideicomiso para necesidades especiales que establezca determina si los bienes en el fideicomiso se tienen que utilizar para reembolsar gastos de Medicaid.

Reglas de los fideicomisos para necesidades especiales

Aunque los beneficios del gobierno, como la SSI, Medicaid y los beneficios de vivienda de HUD ofrecen apoyo básico para pagar comida, vivienda y atención médica, un fideicomiso para necesidades especiales se puede utilizar para pagar otras cosas. Por ejemplo, el dinero del fideicomiso podría utilizarse para pagar sus gastos de recreación, factura de teléfono, estudios y vacaciones. El dinero de un fideicomiso para necesidades especiales no puede utilizarse para gastos que ya cubra uno de sus beneficios del gobierno.

Además, los fondos en un fideicomiso para necesidades especiales deben utilizarse para beneficiarle solo a usted; nadie más puede beneficiarse del fideicomiso. Dicho esto, aunque el fideicomiso se establezca para ayudarle, no se le deben realizar pagos directamente a usted. Los pagos hechos directamente a usted cuentan como ingreso y podrían afectar sus beneficios. Cuando necesite pagarle a un proveedor por algo que no sea alimento ni vivienda, el fideicomisario pagará el dinero del fideicomiso directamente al proveedor. Solo el fideicomisario puede manejar el dinero del fideicomiso.

Los fideicomisos para necesidades especiales autofinanciados, de bienes combinados o para terceros son tres tipos comunes de fideicomiso. Cada uno de estos tipos tiene ventajas y desventajas y el tipo indicado para usted dependerá de sus circunstancias particulares.

Obtenga asistencia antes de establecer un fideicomiso

Los fideicomisos son complicados. Comuníquese con un abogado que se especialice en fideicomisos para que pueda asesorarse sobre el tipo de fideicomiso que le conviene y cómo establecerlo. Si no hace bien las cosas, podría tener serios problemas.

The Special Needs Alliance (Alianza de Necesidades Especiales) puede ayudarle a encontrar un abogado que se especialice en fideicomisos para necesidades especiales.

Fideicomisos para necesidades especiales autofinanciados (fideicomisos de reembolso de Medicaid)

Los fideicomisos para necesidades especiales autofinanciados, también denominados fideicomisos de reembolso de Medicaid, se utilizan si usted tiene bienes acumulados, bienes heredados u obtuvo bienes por un acuerdo del tribunal. En tales situaciones, el dinero le pertenece directamente a usted.

Antes, no se permitía a las personas con discapacidad a establecer sus propios fideicomisos para necesidades especiales autofinanciados, aunque fuera con dinero propio. Un padre, madre, abuelo/a, o tribunal tenía que establecer el fideicomiso y la persona con discapacidad no podía ser su propio fideicomisario.La ley cambió en 2016, y ahora usted puede establecer este tipo de fideicomiso. También lo puede establecer un padre, madre, abuelo/a, o tribunal.

Para calificar, debe tener menos de 65 años y tener una discapacidad que reúna los requisitos del Seguro Social. Si su discapacidad no reúne dichos requisitos, no podrá tener este tipo de fideicomiso.

El fideicomiso tiene que precisar que después de que usted fallezca, el dinero restante se utilizará para reembolsarle al estado el dinero que este haya desembolsado por gastos de Medicaid suyos después de que estableciera el fideicomiso. Si queda dinero después de que se le haya pagado al estado, el fideicomisario se lo entregará a la persona identificada para recibir el dinero después de que usted fallezca.

Fideicomisos para necesidades especiales de bienes combinados

Este tipo de fideicomiso permite combinar bienes de distintas personas y colocarlos en un gran fondo de inversión. A pesar de que los fondos se combinan (se utilizan conjuntos), seguirá teniendo su propia cuenta aparte. Los fideicomisos de bienes combinados ofrecen cuentas autofinanciadas (establecidas con dinero propio) y cuentas para terceras (establecidas con dinero de otras personas). Al igual que con los fideicomisos para necesidades especiales autofinanciados, todos los beneficiarios de un fideicomiso para necesidades especiales de bienes combinados deben tener una discapacidad que satisfaga los criterios del Seguro Social.

Se establece un fideicomiso para necesidades especiales de bienes combinados a través de una organización sin fines de lucro. La organización administrará el fideicomiso para necesidades especiales de bienes combinados, se encargará de la preparación para los impuestos, tomará decisiones de inversión y se desempeñará como fideicomisario.

Antes de establecer el fideicomiso para necesidades especiales de bienes combinados, usted o sus familiares deben explicar qué desean pagar con los fondos del fideicomiso y con quién se debe consultar para tales asuntos. Cualquiera de las personas puede depositar dinero en el fideicomiso para necesidades especiales de bienes combinados: sus padres, abuelos e incluso usted.

El dinero restante en el fideicomiso para necesidades especiales de bienes combinados se utilizará para reembolsarle al estado del dinero que este haya desembolsado por gastos de Medicaid suyos después de que estableciera el fideicomiso.

Fideicomisos para terceros

Los fideicomisos para terceros no son tan conocidos como los fideicomisos autofinanciados y los de bienes combinados, pero tienen la ventaja de que, cuando usted fallezca, no se tienen que devolver los fondos al gobierno por los gastos de Medicaid.

Solo a algunas personas se les permite establecer un fideicomiso para necesidades especiales para terceros:

  • Sus padres
  • Sus abuelos
  • Su tutor legal
  • El tribunal

Los padres suelen establecer el fideicomiso para necesidades especiales para terceros y suministrar el dinero para este, a menudo a través de su testamento y a veces al comprar un seguro de vida pagadero al fideicomiso. Estos tipos de fideicomisos suelen establecerse para un hijo con una discapacidad, aunque también pueden destinarse a un hijo (u otra persona) que no tenga una discapacidad. Los padres pueden establecer el fideicomiso para hijos de cualquier edad, desde bebés hasta personas mayores. Por ejemplo, una madre de 90 años podría establecer un fideicomiso para su hija de 65 años.

Otros familiares, como los abuelos, tías y tíos, también pueden depositar dinero en este tipo de fideicomiso. La única persona que no puede depositar dinero en este tipo de fideicomiso es usted, la persona que será beneficiaria del fideicomiso.

Algunos padres colocan su propiedad en un fideicomiso “en vida” y dejan instrucciones de crear un fideicomiso aparte para su hijo cuando fallezcan. Este tipo de fideicomiso suele entrar en vigor de inmediato. Cualquier persona puede dar dinero al fideicomiso haciendo un cheque o testamento en que figure el fideicomiso como beneficiario.

Si usted recibe SSI, el dinero de un fideicomiso para necesidades especiales para terceros no debe utilizarse para gastos de vivienda ni alimento. La vivienda y el alimento se consideran “necesidades básicas” en virtud de las leyes del Seguro Social. Si usted recibe vivienda o alimento gratuito por parte de alguien más, incluido un familiar o un fideicomiso, entonces sus beneficios de la SSI se reducirán o se detendrán. Observación: El dinero de una cuenta ABLE que se utilice para vivienda o alimento no reducirá los beneficios de la SSI. Se puede utilizar una cuenta ABLE en combinación con un fideicomiso para necesidades especiales. Obtenga más información sobre las cuentas ABLE.

Al crear un fideicomiso para necesidades especiales para terceros, deberá decidir quién recibirá los bienes que queden en este cuando usted fallezca.